Ir al contenido principal

La Comunicación de las cosas

Mi pasión por comunicar no cede por más que pasen los años. Son más de treinta en el recorrido que inicié con mis estudios de tecnología y de su mano la incursión en el periodismo especializado. Años más fundé una empresa, inicié diplomaturas universitarias y compartí la vida comunicando con un grupo de gente inquieta con la que aprendo cada día. Si hay algo que he aprendido en estas tres décadas es que: lo único constante es el cambio.


Esos cambios hoy, son la parte fundamental en plena evolución de la sociedad del conocimiento. La que en 1950 no tenía redes informáticas y desde principios de siglo conecta a empresas, personas y ahora objetos, gracias al protocolo IP.

Justamente en el tema de los objetos es donde quiero parar un poco. Mirarnos como comunicadores y repensar en lo que hacemos y cómo podemos tomar ventaja de estas tecnologías para aportar más y mejor desde nuestro rol. 
En definitiva, esta tecnología que usa sensores para medir, controlar espacios, temperatura, humedad, tráfico de datos o de autos en una avenida generando información para tomar decisiones puede ser una herramienta para nosotros, pero también nosotros podemos ser los que generemos con estas tecnologías nuevas vías de comunicación e información para nuestros públicos.

La Comunicación no es decir. Es hacer.

Hace tiempo digo que la comunicación no es decir, sino hacer. Cada vez que leo el Manifiesto Cluetrain siento que todavía falta mucho para que las empresas hablen con voz humana. Y no me refiero a un buen sintetizador de voz, sino a que las empresas que me vendan me hablen a mí, en mi mismo idioma, sentido común, sin filtros que molesten y con una actitud cercana. Donde el peer to peer sea de verdad y no una cuestión asimétrica.

Entonces, mi pregunta es cómo vamos a usar la tecnología para generar vivencias, diálogos y tener la capacidad de generar buenas experiencias de usuario. 

Alguna vez Nicholas Negroponte y Bill Gates pronosticaron tener un futuro de objetos conectados. Eso es lo que hoy forma parte del presente y las tendencias. Del mismo modo la Inteligencia Artificial, los chatbots, la realidad aumentada y otras técnicas donde la comunicación va más allá del diálogo entre las personas. Hay algo que se transforma en una comunicación implícita. Yo le digo la Comunicación Cuántica… pero démosle un poco de tiempo.

Cada día me pregunto cómo llevar los mensajes de un lugar a otro. De quien emite a quien quiera o deba recibirlo. Cada vez hay más formas y medios, pero también hay más barreras que nosotros como personas imponemos. Es una paradoja. Crecen las formas de contacto y al mismo tiempo las dificultades para llegar a destino. 

Entonces creo en dos caminos…

Uno es el de involucrarnos en los procesos tecnológicos hasta meternos en cómo comunican los objetos.

Pero por otro lado, creyendo que conversación es una de las mejores palabras para esta época. Y eso define un interés mutuo de relacionarse. El desafío es cómo establecer esas conversaciones y ahí está la cuestión. Por eso hablo siempre de las “Comunicaciones Afectivas” (con 3 canales el intelectual, el emocional y el transaccional) y de mi debilidad de los últimos años por experimentar con el espectáculo y entretenimiento como driver de comunicación y relacionamiento.

Bajando las defensas altas...
La tecnología nos permite llegar con certeza y precisión a la persona adecuada con el mensaje concreto para cada circunstancia, pero las personas cada vez tenemos más desarrollados nuestros propios firewalls. Nos protegemos. Y creo que una gran salida a eso lo dan las comunicaciones afectivas.  Es una ecuación simple de definir y compleja de lograr pero que nos abre puertas infinitas en el relacionamiento con nuestra audiencia.

Lo que tenemos que desarrollar es la imaginación. Ser inquietos. Animarnos a pensar diferente. 
Yo creo que la tecnología y las comunicaciones serán parte de una misma cosa. Sin fanatismos y cada cosa en su justa medida.
La tecnología que comunica o las comunicaciones en la tecnología nos presentan nuevos desafíos.

No quedarnos, animarnos a cambiar, a pensar distinto, a ver las cosas de un modo diferente. En definitiva, a rockear las comunicaciones!

Comentarios

Entradas populares de este blog

25 años en 25 líneas

25 años son muchos, de alegrías de aprendizajes de cambios, de evolución.

25 años hermosos, donde conocí personas que me formaron amigos que me acompañaron, periodistas que me escucharon, medios que me abrieron puertas, clientes que creyeron en un estilo, colaboradores que hicieron una empresa que amo.



25 años de trabajo, para mi y para cientos de bellas personas, de confianza mutua, de viajes soñados, de dar la vuelta al mundo, y de conocer lo más profundo de mi país.
25 años de empresas, de marcas, de fusiones, de lanzamientos, del D.O.S., a Internet y del software a  I.O.T de la desconexión a estar a un clic.

Cuando lo único constante es el cambio

Innovar para no quedarse - El camino a la transformación digital
En 30 años unido a la tecnología, 20 de consultor en marketing y comunicaciones, 5 como director de un diplomado en comunicaciones digitales, muchos como docente y conferencista y decenas como observador de la realidad, cada año re-confirmo una de mis frases de cabecera: Lo único constante es el cambio


En un repaso rápido de la evolución tecnológica, venimos de los años ´50 donde no teníamos redes, en el 2000 se conectaron las empresas y empezaron a intercambiar datos que hoy son procesos, en 2010 las personas ya estábamos conectadas y hoy no nos desconectamos. En Argentina más del 74% tenemos acceso a Internet, hay más de un celular por persona y más del 50% tienen un smartphone.

Internet y lo que llamamos la Sociedad del Conocimiento, cambiaron las formas en las que nos comunicamos, que compramos, consumimos medios, cultura, productos. En definitiva cambiaron y cambian en forma permanente las reglas de juego. Lo que sabía…

Se renueva la Diplomatura en Comunicaciones Digitales y Social Media en la Universidad Siglo 21

La Escuela de Negocios de la Universidad Siglo 21 presenta para el ciclo 2016 una renovada versión de su Diplomatura en Comunicaciones Digitales y Social Media, con más práctica,  nuevas materias y nuevos docentes.


El programa dirigido por Carlos Mazalán y Fernando Arocena, iniciado en 2011, se dicta semestralmente en las plazas de Buenos Aires y Córdoba. Ya cuenta con más de 800 egresados e iniciará en mayo su 17a edición.

Para la nueva versión de la diplomatura, se introducen y profundizan temas que están modificando la industria. Entre ellos, se suman módulos de Big Data, Performance Marketing e Implementación de Facebook y Twitter Ads y se actualizan materias sobre Aplicaciones Móviles, Marketing Mobile, Analytics y Comercio Electrónico, entre otras.
Carlos Mazalán habla de la inspiración de la diplomatura
Al mismo tiempo, el programa crece en actividades prácticas, incorporando dos talleres específicos y dando un giro a materias conceptuales para sumar ejercitación en el aula. A pa…