miércoles, 18 de mayo de 2011

Paciencia o Ansiedad en los tiempos de las redes sociales


La reputación no se inventa, se construye día a día

“Realidad y Percepción”, “Ser y Parecer”, “Ser amo de lo que callo y esclavo de lo que digo” son frases que repito con mucha frecuencia al hablar sobre cuestiones de comunicaciones y reputación en la vida de las personas y las empresas.
En la nueva carrera por comprender, difundir, vender, usar, vivir la experiencia de ser parte de una red social, donde se mezclan de forma desordenadas los intereses, egos, objetivos, relaciones, etc, aprecio diariamente una enorme cantidad de sensaciones.
Los que lideran, los que quieren liderar, los que venden su expertise, los que tienen fórmulas mágicas para lograr la fama, como en los programas de TV que con un par de gritos y poca ropa se alcanza la notoriedad en la sociedad.
Yo creo que estamos confundiendo los logros de las iniciativas disruptivas y las innovaciones -a las que miro con respeto y considero que logran cambios de paradigmas-, con las acciones puntuales o tácticas que generan golpes de efecto que llaman la atención de una forma repentina y efímera.
No digo que lo último no sirva, pero para los efectos de la comunicación y relación de las organizaciones con sus públicos, lo veo como la diferencia entre la publicidad y las relaciones públicas.
En la primera atraigo, gano la atención buscando un efecto de corto plazo, mientras que en la segunda construyo relaciones de largo plazo, justamente las que se pueden seguir a lo largo de una vida y marcan la reputación, que en definitiva, de ser positiva ganan el respeto y fidelidad del público por quien ostenta esos laureles.
Por eso mi reflexión apunta a que con ansiedad, puedo lograr un golpe de efecto, pero no la reputación de una persona, empresa o marca. Para ello necesito tiempo y no creo que haya lámpara que contenga al genio que en un abrir y cerrar de ojos nos regale el don de la reputación positiva. “No sólo hay que ser bueno, sino parecerlo” entiendo que es la receta y que en los tiempos que corren, necesitan una dosis de paciencia, algo que no se consigue en el kiosko de la esquina.

Carlos Mazalan
Observatorio de Comunicaciones Digitales de Iberoamérica
Director en Argentina

Agradezco a las Cámaras Argentinas organizadoras del #DiaInternet desde www.diainternet.org.ar por considerar valioso mi punto de vista y permitirme compartir esta presentación durante las jornadas.



Un caso de Exito: El Banco Itaú usa Cisco

La gente opina en la calle